Setenta y cinco años de juventud

Blog
Tipografía
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El colegio San Fernando, una de las principales instituciones de enseñanza de la comarca, cumple 75 años y, para celebrarlo, ha preparado a lo largo de este curso numerosos actos académicos y culturales. En este artículo, el avilesino Toni Fidalgo narra algunas de sus vivencias en el centro como alumno y realiza un análisis sobre al actual modelo educativo y sus carencias. También echa la vista atrás para rendir tributo a muchos de los profesores que le dieron clase, a los que muestra respeto y cariño.

Tres cuartos de siglo, 75 años, es mucho tiempo –mejor, digamos que bastante– en la vida de las personas. Para las entidades sociales, las fundaciones o las instituciones el tiempo corre y se mide de otra manera. Con otros criterios, con otros parámetros. Y si tratamos con palabras piadosas y falaces la decrepitud y la vejez personal, la pérdida de vigor del cuerpo humano, con las que a menudo intentamos suavizar o disfrazar la vida de nuestros semejantes, no es el caso de las bien fundadas obras sociales.

Sus aniversarios, sus fechas más singulares, merecen criterios más objetivos, sin necesidad de metáforas forzadas o palabras gratuitas y regaladas. En el caso del San Fernando, a los antiguos  alumnos, a los que venimos de la calle de La Magdalena, del chalecito original, nos produce un chute de euforia asomarnos ahora a las nuevas instalaciones de la avenida de San Agustín y constatar la vida y la pujanza de toda esa ciudad educativa que suma, con infancia y juventud, una tropa de más de 1.500 alumnos de todo el sistema no universitario. Sistema de nuevo ideario que a los saberes clásicos y viejas asignaturas agrega ahora los valores sociales, la interpretación musical, el respeto y cuidado del medio ambiente, la informática, las últimas tecnologías, los idiomas y la responsabilidad personal y social. Son, por tanto, los que cumple ahora el San Fernando 75 años de la mejor y más envidiada juventud.

Vencido por la memoria, yo, sin embargo, vuelvo la vista atrás y recuerdo, reitero y copio lo que ya en parte escribí sobre el chalecito de la palmera, aquel icono urbanístico, educativo y sentimental. Es demasiado tarde, tal vez ya no tenga ningún sentido denunciar a la asesina piqueta que se ha llevado por delante un edifico histórico de estética neoclásica/modernista, un palacete con aires de casona de indiano que se ha convertido, hoy, en una postal perfumada de recuerdos y añoranzas. Sólo queda en aquel descampado de desolación, la solitaria y perdida palmera, que fue siempre para nosotros –hoy más que nunca– un emblema y una resistencia: un tótem vegetal.

En esta rememoración personal tengo que recordar que aquel San Fernando era un colegio de inspiración formalista y religiosa, sin que, por ello, los actos patriótico–religiosos tuvieran una relevancia capital y una incidencia directa en la formación de los alumnos. Por ejemplo, y en contraste con el instituto, con el Carreño Miranda del que yo procedía, aquí no había formación obligada en el patio antes de iniciarse las clases, ni izado de la bandera, ni canciones imperiales para enardecer los ánimos y subliminalmente ir orientando la formación del espíritu nacional.  Prácticamente todo el claustro de profesores lo constituían titulados seglares, e incluso algunas mujeres, entre las que recuerdo con especial cariño a Elisa Carvajal. Y a muchos otros docentes, siempre evocados, siempre en la memoria, como José Martínez, profesor de Matemáticas; Manuel Ramos, enamorado de su asignatura de Lengua y Literatura y forofo de Antonio Machado; a Enrique Álvarez, un latinista de larga paciencia; no olvido a José Luis Piñeiro,  el amo del salón de estudios, el vigilante por excelencia; a Eliseo Remy, don Remy, del que decíamos era el profesor de Música, aunque lo suyo eran los números y las formulaciones; a Óscar Fleites, huido de las libertades de Fidel Castro, nuestro experto profesor de Gimnasia y a Julio López, responsable de Geografía e Historia, jefe de estudios y autoridad por excelencia. Entre aquel claustro de profesores, gente de confianza del fundador, de don Víctor, era patente, sobre todo, la presencia de José Martínez Pérez, de formación y maneras británicas, profesor de inglés,  sobrino de don Víctor y futuro heredero del puesto de director.

El fundador

Yo llegué al San Fernando en el curso del 64, trasvasado del Carreño Miranda, que tenía vasos comunicantes con el instituto porque los vagos y distraídos encontraban acomodo en el San Fernando y con el plus añadido de que el colegio abría los meses de verano para las  recuperaciones de septiembre, que siempre eran una tranquilidad y una garantía para los padres de los reprobados. Llegué, por tanto, 23 años después de la fundación, con la institución ya muy asentada y con el fundador presente y lejano en el torreón del chalecito.

Don Víctor Alvera era un cura diocesano, de grados civiles y eclesiásticos, un hombre ilustrado y de preocupaciones sociales que, ante la demanda y la necesidad de la sociedad avilesina y la falta de interés o la lejanía de las grandes órdenes religiosas de la enseñanza, se lió la sotana a la cabeza y plantó sus saberes y su ideario en la calle de La Magdalena, es obvio que con el apoyo y la tutela del Arzobispado de Oviedo, entre cuyos titulares contaríamos con el de Vicente Enrique y Tarancón, con el luego cardenal primado de la Transición. Con el don Víctor pionero y  fundador –reitero lo que dije en su día– tiene esta ciudad una deuda de gratitud y de reconocimiento público, que sería justo saldar antes de que la incuria y el olvido vuelvan a tomar protagonismo, como con el chalé fundacional.

Estos recuerdos, estas remembranzas tampoco quiero que queden simplemente en eso, o que sean ajenas a la realidad. Soy consciente del gran debate generado sobre la educación en nuestros días, sobre las guerras de partidos, las manifestaciones y mareas verdes, los juegos e intereses de grupo y el propósito de imponer el modelo propio y la cerrazón al pacto de Estado que la educación necesita. Constato también con sorpresa los suspensos que los sucesivos informes Pisa nos otorgan. Los mediocres resultados que obtenemos en Matemáticas, Ciencias o capacidad lectora, el que nos situemos –nos sitúen– 23 puntos por debajo de la media de las sociedades desarrolladas, entre los puestos 27 y 31 de un total de 44 países, y que el abandono y el fracaso escolar tengan un preocupante protagonismo. La calidad educativa continúa siendo la gran disciplina pendiente de la educación española, pero tampoco podemos negar la pérdida de autoridad de los profesores, la violencia escolar y la intolerancia de muchos de esos teóricos de la educación. No pongamos el foco  en el rechazo de los centros concertados, caldo de todos los debates, porque no creo que ellos sean un punto capital, neurálgico, de la cuestión. Ésa es, además, una constante mentirosa, máxime cuando esos conciertos fueron un planteamiento, una creación de la izquierda en el primer Gobierno del PSOE y esa red paralela de centros prestados de que pudo y puede disponer el Estado ha contribuido en gran manera a la universalización de la educación y a la mejora de su nivel. Por algo, aún hoy en día, continúan como los primeros en las preferencias de los padres y, por  algo, son los más demandados.

Me gusta un Estado neutral, libertad para la elección de centro y respeto al mandato constitucional –artículo 27, apartado 3 de nuestra Carta Magna– que garantiza por medio de los poderes públicos el derecho que asiste a los padres, si así lo quieren, para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. Arrebatar a los padres esa opción equivale a esterilizar la influencia y la fuerza moral de las familias.

E insisto en la decisión de elegir a los maestros, porque estoy en total desacuerdo con el filósofo José Antonio Marina y otros teóricos de la moderna ilustración que piden la implicación y el compromiso directo de los progenitores. Esas cuestiones nos desbordan y deben dejarse en manos de profesionales, de acuerdo con determinadas pautas y criterios  generales. Que no nos pidan a estas alturas que vayamos a una escuela de padres o que nos convirtamos en los profesores de los docentes de nuestros hijos.

La educación, la gran palanca para la transformación de la sociedad, la única puerta para el progreso y el cambio, me temo, sin embargo, que seguirá entre diatribas y polémicas. Así fue en el pasado, según regímenes,  gobiernos e ideologías, y así continuará siendo en el futuro de acuerdo con los nuevos idearios o las viejas y redivivas doctrinas.

Publicado en los medios

¡Colabora!

Si estás o has estado vinculado al Colegio San Fernando y quieres compartir recuerdos y experiencias, envía un email a:

75sanfer@sanfer.es

Nota: No olvides indicar nombre, apellidos, relación con el colegio y fechas. Gracias.

Este sitio usa cookies

Si continúa, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Este sitio web, para su mayor disponibilidad y funcionalidad, usa cookies para mejorar y optimizar la experiencia del usuario. A continuación, Centro de Estudios San Fernando, SA pone a disposición de los usuarios de su sitio web la información detallada sobre qué son las cookies, qué tipología utiliza esta web, cómo puede desactivarlas en su navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de cookies de terceros, tal y como dispone la actual legislación reguladora de la materia.

Qué son las cookies

Las cookies son archivos que el sitio web o la aplicación que vaya a estar en uso instala en su navegador o en su dispositivo (smartphone, tableta o televisión conectada) durante su recorrido por la página o por la aplicación, siendo su principal misión almacenar información sobre su visita. La web de Centro de Estudios San Fernando, SA utiliza cookies para:

  • Asegurar que las páginas web pueden funcionar correctamente
  • Almacenar sus preferencias, como el tamaño de letra
  • Conocer su experiencia de navegación
  • Recopilar información estadística anónima, como qué secciones ha visitado, así como cuánto tiempo ha estado en nuestro medio

El uso de cookies nos permite optimizar su navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a sus intereses, para proporcionarle una mejor experiencia siempre que nos visite. El sitio web de Centro de Estudios San Fernando, SA utiliza cookies para funcionar, adaptar y facilitar al máximo la navegación del usuario. Las cookies se asocian únicamente a un usuario anónimo y su ordenador/dispositivo y no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. En todo momento podrá acceder a la configuración de su navegador para modificar y/o bloquear la instalación de las cookies enviadas por el sitio web de Centro de Estudios San Fernando, SA, sin que ello impida el acceso a los contenidos. Sin embargo, la calidad del funcionamiento de los servicios puede verse afectada. Las cookies, desde un punto de vista técnico, permiten que los sitios web funcionen de forma más ágil y adaptada a las preferencias de los usuarios, por ejemplo almacenando el idioma o detectando el dispositivo de acceso. También establecen niveles de protección y seguridad que impiden o dificultan ciberataques contra el sitio web o sus usuarios y permiten que los gestores de los medios puedan conocer datos estadísticos recopilados para mejorar la calidad y experiencia de sus servicios.  

Tipos de cookies de Centro de Estudios San Fernando, SA

  • Las de sesión expiran cuando el usuario abandona la página o cierra el navegador, es decir, están activas mientras dura la visita al sitio web y por tanto son borradas de nuestro ordenador al abandonarlo.
  • Las permanentes expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven o bien cuando se borran manualmente. Tienen fecha de borrado y se utilizan normalmente a efectos de compra online, personalizaciones o de registro, para no tener que introducir nuestra contraseña constantemente.

Por otro lado, según quien sea la entidad que gestione el equipo o dominio desde donde se envían las cookies y trate los datos que se obtengan, podemos distinguir entre cookies propias y de terceros.

  • Las cookies propias son aquellas que son enviadas a su ordenador y gestionadas exclusivamente por Centro de Estudios San Fernando, SA para el mejor funcionamiento de la web. La información que recabamos se emplea para mejorar la calidad de nuestro servicio y su experiencia como usuario.
  • Si interactúa con el contenido de nuestra web también pueden establecerse cookies de terceros (por ejemplo, al pulsar botones de redes sociales o visionar vídeos alojados en otro sitio web), que son aquellas establecidas por un dominio diferente de nuestra web. No podemos acceder a los datos almacenados en las cookies de otros sitios web cuando navegue en ellos.

Navegar por este portal web supone que se puedan instalar los siguientes tipos de cookies: 1. COOKIES DE RENDIMIENTO. Este tipo de cookies recuerda sus preferencias para las herramientas que se encuentran en los servicios, por lo que no tiene que volver a configurar el servicio cada vez que usted visita. A modo de ejemplo, en esta tipología se incluyen:

  • Ajustes de volumen de reproductores de vídeo o sonido
  • Velocidades de transmisión de vídeo que sean compatibles con su navegador
  • Objetos guardados en el “carrito de la compra” en los servicios de e-commerce, tales como tiendas.

2. COOKIES DE REGISTRO. Las cookies de registro se generan una vez que el usuario se ha registrado o posteriormente ha abierto su sesión, y se utilizan para identificarle en los servicios con los siguientes objetivos:

  • Mantener al usuario identificado de forma que, si cierra un servicio, el navegador o el ordenador, y en otro momento u otro día vuelve a entrar en dicho servicio, pueda seguir identificado, facilitando así su navegación sin tener que volver a identificarse. Esta funcionalidad se puede suprimir si el usuario pulsa la funcionalidad “cerrar sesión”, de forma que esta cookie se elimina y la próxima vez que entre en el servicio el usuario tendrá que iniciar sesión para estar identificado.
  • Comprobar si el usuario está autorizado para acceder a ciertos servicios, por ejemplo, para participar en un concurso.

Adicionalmente, algunos servicios pueden utilizar conectores con redes sociales tales como Facebook, Twitter o Linkedin. Cuando el usuario se registra en un servicio con credenciales de una red social, autoriza a la red social a guardar una cookie persistente que recuerda su identidad y le garantiza acceso a los servicios hasta que expira. El usuario puede borrar esta cookie y revocar el acceso a los servicios mediante redes sociales actualizando sus preferencias en la red social que especifica.   3. COOKIES DE ANALÍTICAS. Cada vez que un usuario visita un servicio, una herramienta de un proveedor externo (Omniture, Netscope, Comscore y similares) genera una cookie analítica en su ordenador. Esta cookie, que sólo se genera en la visita, servirá en próximas visitas a los servicios de Centro de Estudios San Fernando, SA para identificar de forma anónima al visitante. Los objetivos principales que se persiguen son:

  • Permitir la identificación anónima de los usuarios navegantes a través de la cookie (identifica navegadores y dispositivos, no personas) y por lo tanto la contabilización aproximada del número de visitantes y su tendencia en el tiempo.
  • Identificar de forma anónima los contenidos más visitados y por lo tanto más atractivos para los usuarios.
  • Saber si el usuario que está accediendo es nuevo o repite visita.

4. COOKIES DE PUBLICIDAD. Este tipo de cookies permite ampliar la información de los anuncios mostrados a cada usuario anónimo en los servicios de Centro de Estudios San Fernando, SA, en caso de existir. Entre otros, se almacena la duración o frecuencia de visualización de posiciones publicitarias, la interacción con las mismas o los patrones de navegación y/o comportamientos del usuario, ya que ayudan a conformar un perfil de interés publicitario. De este modo, permiten ofrecer publicidad afín a los intereses del usuario. Adicionalmente, Centro de Estudios San Fernando, SA utiliza Google Analytics, un servicio analítico de web prestado por Google, Inc., una compañía de Delaware cuya oficina principal está en 1600 Amphitheatre Parkway, Mountain View (California), CA 94043, Estados Unidos ("Google"). Google Analytics utiliza cookies, que son archivos de texto ubicados en su ordenador para ayudar al sitio web a analizar el uso que hacen los usuarios del mismo. La información que generan las cookies acerca de su uso del website (incluyendo su dirección IP) será directamente transmitida y archivada por Google en los servidores de Estados Unidos. Google usará esta información por cuenta nuestra con el propósito de seguir la pista de su uso del sitio web, recopilando informes de la actividad del mismo y prestando otros servicios relacionados con su actividad y el uso de Internet. Google podrá transmitir dicha información a terceros cuando así se lo requiera la legislación, o cuando dichos terceros procesen la información por cuenta de Google. Google no asociará su dirección IP con ningún otro dato del que disponga. Puede usted rechazar el tratamiento de los datos o la información rechazando el uso de cookies mediante la selección de la configuración apropiada de su navegador.

Deshabilitar las cookies en los principales navegadores

Es posible dejar de aceptar las cookies del navegador, o dejar de aceptar las cookies de un servicio en particular. Todos los navegadores permiten cambiar la configuración de cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las ‘Opciones’ o ‘Preferencias’ del menú de su navegador. Desde Centro de Estudios San Fernando, SA ofrecemos al usuario orientación sobre los pasos para acceder al menú de configuración de las cookies y, en su caso, de la navegación privada en cada uno de los navegadores principales:

  • Internet Explorer: Herramientas -> Opciones de Internet -> Privacidad -> Configuración.

Para más información, puede consultar el soporte de Microsoft o la Ayuda del navegador.

  • Firefox: Herramientas -> Opciones -> Privacidad -> Historial -> Configuración Personalizada.

Para más información, puede consultar el soporte de Mozilla o la Ayuda del navegador.

  • Chrome: Configuración -> Mostrar opciones avanzadas -> Privacidad -> Configuración de contenido.

Para más información, puede consultar el soporte de Google o la Ayuda del navegador.

  • Safari: Preferencias -> Seguridad.

Para más información, puede consultar el soporte de Apple o la Ayuda del navegador. Internet Explorer:

Safari:

http://support.apple.com/kb/PH5042?viewlocale=es_ES http://support.apple.com/kb/HT1677?viewlocale=es_ES

Google:

https://support.google.com/chrome/answer/95647?hl=es&hlrm=en

Firefox:

http://support.mozilla.org/es/kb/cookies-informacion-que-los-sitios-web-guardan-en-?redirectlocale=en-US&redirectslug=Cookies

Android:

http://support.google.com/android/?hl=es

Windows Phone:

http://www.windowsphone.com/es-ES/how-to/wp7/web/changing-privacy-and-other-browser-settings

Blackberry:

http://docs.blackberry.com/en/smartphone_users/deliverables/18578/Turn_off_cookies_in_the_browser_60_1072866_11.jsp En el supuesto de proceder a la deshabilitación de las cookies, algunas funcionalidades de los servicios quedarán deshabilitadas, como por ejemplo, permanecer identificado.

Actualizaciones y cambios en la Política de Privacidad / Cookies

Centro de Estudios San Fernando, SA puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos. Por ello, se aconseja a los usuarios que la visiten periódicamente. Los cambios significativos en esta política que pudieran producirse se comunicarán a los usuarios, bien mediante la propia web, bien a través de correo electrónico, en el supuesto de usuarios registrados.